Radio de los 60s

domingo, 20 de agosto de 2017

Nuestra cita

La racionalización de mi agenda ha dado sus frutos: he quitado miedos y, como puedes comprobar, he avanzado en reflexiones sobre el terrorismo. Aconsejo la lectura de: https://docs.google.com/file/d/0Bxv4nei4GIqAWWxOcUphWXJJUE0/edit Es una versión de “Esperando a Godot” en los últimos días de 2009. Los personajes cuentan sus miserias y el discurso mediático de la actualidad. Verás la utilización del miedo al terrorismo y ese discurso de la arrogancia que novelo en Cowboy from Brooklyn: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=154068 Verás que el discurso de la chapuza continúa.
Te aconsejo racionalizar tu agenda: lo estoy haciendo y soy menos víctima de mis miedos y de la mediatización.
Gracias a l@s 183 que visitasteis ayer: http://carlos-ortizdezarate.blogspot.com.es/
Gracias a Iris: siempre se supera en: http://carlos-ortizdezarate.blogspot.com.es/
Gracias a l@s 4211 que habéis descargado https://freeditorial.com/es/books/catarsis
Continuamos puesto 8
Gracias a las 4035 impresiones de mis twitts en las últimas 24 horas



sábado, 19 de agosto de 2017

Aclaraciones III

Hay muchos más ejemplos en "El principado de la Fortuna"; todo cotejado y verificable.Paro aquí:

“El principado de la Fortuna”

E L S U E Ñ O D E Y V E S
E N E L P A L A C E T E D E A H M E D L A K K H O UA ,
A N O C H E C E R D E L 7 D E A B R I L D E 2 0 1 2
Hoy ha sido un día fatídico para la campaña electoral de Sarkozy:
los franceses bereberes mostraron, en una petición publicada
el pasado jueves, que alcanzan la cifra de dos millones y que desaprueban
las reticencias francesas a aceptar la proclamación de la
independencia de Azawad, reivindicada por los bereberes tuaregs.
Pese a ello, la convocatoria al Día Internacional de Solidaridad con
Azawad, celebrada hoy frente a la Asamblea Nacional, no ha sido
un éxito. No se puede decir lo mismo de la conmemoración del decimoctavo
aniversario del genocidio tutsi, ante el Muro de la Paz, en
Trocadero.
En efecto, la segunda cohabitación entre un presidente socialista,
Mitterrand, y un gobierno gaullista, Balladur, apoyó al régimen de
Habyarimana, y en 1990 envió oficiales franceses para colaborar con
el alto mando militar ruandés. A partir de esta fecha, Francia estuvo
al corriente de la operación de exterminio que programaban sus socios,
como testimonió el embajador francés en Kigali ante la Misión
Informativa que se constituyó en 1998, en la Asamblea Nacional

para depurar responsabilidades.

Aclaraciones II

"El principado de la Fortuna"

L A S T R I B U L A C I O N E S D E S O P H I E
Q U A I D ’ O R S A Y, 7 D E A B R I L D E 2 0 1 2

Las políticas africanas de Sarkozy han deteriorado en gran medida los vínculos.
¿Cómo se tomaron decisiones tan dañinas el pasado noviembre?
Simplemente porque el señor presidente hace de su capa un sayo y,
prescindiendo de los servicios del Estado, encargó la liberación de
los rehenes a un coronel retirado con un pasado turbio, debido a
que estaba recomendado por el presidente de Air France para cumplir
las exigencias de las empresas francesas de liberación de sus rehenes
capturados en 2010. Nos enteramos con estupor, el miércoles
23 de noviembre de 2011, de que el agente había sido víctima de un
tiroteo en la región de Gao y evacuado de inmediato por un avión
ambulancia del ejército francés.
El señor presidente no acepta reproches, pero esta estúpida decisión
ha tenido consecuencias nefastas en nuestras relaciones con
los Lakkhoua. El asunto es tan asqueroso que repugna. El tal coronel,
cuya identidad es un secreto a voces, es mantenido en el anonimato
por orden superior. Difícil lograrlo, ya que, a principios del
milenio, fue consejero militar del presidente de Chad, Idriss Deby.
En 2009 se lo implica en la desaparición del oponente a su candidato,
y en diciembre de 2010 recibe el encargo del grupo Vinci
para negociar la liberación de los rehenes capturados tres meses
antes en Airlit, norte de Níger. Los procedimientos del señor coronel
han sido un fiasco para la diplomacia francesa en África; nuestros
socios tuareg se han sentido traicionados; lo mismo ha ocurrido con

la propia AQMI. Ambos lo acusan de lucrarse con ellos.

Aclaraciones I

Esta mañana he indicado en twitter que mis primeras y segundas novelas muestran fomento del terrorismo. Un ejemplo:

Fragmento del primer capítulo de “El principado de la Fortuna”: https://www.amazon.es/Principado-Fortuna-Carlos-Ortiz-Z%C3%A1rate/dp/8490504571

C A R T A D E A H M E D L A K H O UA A S U E S P O S A
T E S S A L I T , A Z AWA D, 2 0 M A R Z O 2 0 1 2


[…]Estamos convencidos de que, pese a las advertencias de nuestra familia, el
presidente Sarkozy tenía demasiada prisa en deshacerse de Gadafi y encendió la mecha, puesto que el gobierno de Mali era por completo dependiente de la ayuda de este último, y porque muchos de los armamentos ––y hasta batallones implicados en el conflicto–– se adentraron en el desierto. De ahí proviene el grueso de las fuerzas del MNLA y de Ansar Dine. No debemos dudar en evocar la creación de un nuevo bin Laden. De hecho, Iyad Ag Ghali había proclamado su islamismo radical en Arabia Saudí en 2007, época en que ejercía como cónsul de Mali en Djedda. No solo no se nos escuchó, sino que tanto Francia cuanto las demás potencias occidentales implicadas en el área prescindieron de nuestra intervención leal en las negociaciones para los rescates de rehenes, que AQMI no ha cesado de multiplicar.
Es necesario encarar un gran esfuerzo para que se escuche la voz del
MNLA. Te aconsejo la lectura de una entrevista a su portavoz, Hama Ag
Sid’Ahmed, publicada por “La Tribune de Genève” el pasado 9 de febrero.
Nos ofrece una excelente guía argumental en favor de la causa que defendemos, al dejar claro que el MNLA es el fuerte que paraliza la expansión del terrorismo de Al Qaeda en la zona. Y vaya si lo sabemos: los tuaregs llevamos veinte años sufriendo la invasión de sus bandas en nuestras rutas y hogares, donde nos imponen su fanático rigor.
El gobierno de Mali y la comunidad internacional han ignorado nuestras

voces pidiendo ayuda, y hemos tenido que combatir solos.