viernes, 5 de diciembre de 2014

Poema en cinco surcos

Estoy escuchando “Poema en cinco surcos"  
 Es un regalo de Mirtha, aunque ella probablemente no lo sepa; cuando he leído su último mail llevaba ya unos días en manos de la certeza de que la única alternativa a este blog es “mojarme”, pero, como indicaba en mi última entrada. El mensaje de mi amiga Mirha me dice lo mismo, a su manera y soy “virtual”, como me dijo otra amiga, ya hace unos años.
He empezado por Prust y he terminado en  Julia de Burgos. ¿Por qué?; por los resultados en Google de criterios en torno a” identidad”. Yo creo que hay algo más y todos sabemos que el orden cambia frecuentemente; no sé nada en informática, pero cambia y “Poema en cinco surcos” me ha salido de los primeros.
Es un regalo preciso, me ha hecho salir de mis “cabales” y escuchar al otro, a la otra, en este caso. Me ha ayudado a comprender el mensaje de Mirtha y también a alumbrar antorchas que me permitan “coger al toro por los “cuernos”.

Escuchad la adaptación que he encontrado de “Poema en cinco surco”; me gustaría alcanzar esa tranquila desnudez y fundirme así con el universo y creo que a ti, lector también. Es otro paso más, gracias Mirtha