Radio de los 60s

miércoles, 8 de abril de 2015

Algunas puntualizaciones

Sinceramente, no me apetece escribir este comentario y lo hago porque creo en el proyecto que intento transmitir en el blog; tengo que mantener la audiencia si quiero que germine algo. Vayamos a la apetencia, porque no se trata de un fenómeno tan sencillo y merece un planteamiento. No es mi intención adentrarme mucho en el concepto, me basta con señalar que, además de los síntomas a los que somos más sensibles, en unas circunstancias determinadas, están los otros, los que tienen que ver con el proyecto aludido. Estoy convencido, me repito, de que nuestro sector es uno de los que más fácil tiene la supervivencia en las circunstancias que nos toca vivir y añado que tenemos la obligación de hacerlo porque está en nuestras manos el mantener otras voces que las de una cultura dominante cada vez más concentrada y poderosa. Me siento muy implicado porque lo que tengo no me gusta y quiero vivir en mi mundo y con  mi gente.
Supongo que los fieles de este blog estáis interesados en el tema, porque hay un seguimiento casi inmediato entre otras conjeturas. He indicado ya en muchas ocasiones que me encantaría contratar, de vez en cuando, los servicios de un buen corrector/a que tenga tarifas que pueda pagar y sobre todo, que nos entendamos. También estaría dispuesto a pagar los servicios de una edición de calidad. Lo que no tengo, es precisamente lo que quería, la promoción, que está en manos de los poderosos.
No sirve de nada publicar si no se llega a los destinatarios; los “poderosos” monopolizan los recursos, nosotros, tenemos que currárnoslo y desde luego; en una sociedad encerrada en la burbuja y acosada por el tiempo, no podemos hacerlo solos. Necesitamos cómplices y los tenemos en las víctimas del “libro”.
No haría falta que fuéramos muchos para empezar, es lo bueno: bastaría con que estuviéramos de acuerdo en lo que entendemos por libro y que construyéramos nuestra marca y con que hiciéramos un proyecto de negocio que minimizara la inversión, garantizara, a corto plazo la misma y que fuera ágil en el proyecto de negocio para invertir los beneficios.

Claro que el primer paso es ponernos de acuerdo en la marca, en el libro, en la voz. Yo hago lo que puedo para mostrar la mía y para sugerir acciones. Agradecería que alguien dijera algo. Esta era la razón de mi falta de apetencia. Luego está la otra, la que me ha empujado a escribir esta entrada y a no tirar la toalla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario