domingo, 19 de abril de 2015

Te cuento

Continúo sin encontrar un hilo conductor con mis lectores y por, tanto, a la deriva con mi quinta novela. Mientras tanto, trato de consolarme con la publicación de un artículo de opinión por semana; los tres medios con los que colaboro, han publicado mi artículo de ayer, por orden de publicación:

Es una pequeña compensación y sobre todo, un mantenimiento; sigo aquí, pero no he logrado salir de la soledad del escritor y no he logrado encontrar a mis lectores. No se han producido avances en la publicación de mi cuarta novela y las publicadas no parecen tener salida.
Te lo cuento, porque sé que me lees, aunque solamente he percibido signos que no terminan de cristalizar.
Estoy bastante desgarrado, pero con la certeza de que “ahora o nunca”, el próximo martes cumpliré 71 añazos…No aspiro a la luna, me encantaría compartir mi obra; no se necesita de grandes empresas para eso, pero no puedo hacerlo sólo y todos sabemos por qué, necesitamos comenzar por interesar a alguien y no tenemos acceso a los canales habituales, recluidos, especialmente con los recortes y la crisis a la pantalla de los poderosos y cada vez más concentrados medios de comunicación. Con respecto a esta última, me parece oportuno mencionar el papel que jugó don Ramón Rato en la radio de la dictadura, primero con la puesta en marcha de Radio Nacional, después con la SER y finalmente con Radio Rato, posteriormente, al ser adquirida por la ONCE, Onda Cero. Ahora son las tres cadenas radiofónicas influyentes en la opinión. D Ramón Rato tenía, al mismo tiempo, otros negocios, como los bancarios que “trasferían” capital fuera de España.
Bueno, es un ejemplo, entre tantos; el asunto es que las grandes voces pertenecen a poderosos grupos que tienen sus objetivos y sus “planes de negocio”; si entramos, por la puerta que sea…
Yo no tengo puerta o interés alguno por encontrarla. Busco un resquicio que me permita encontrar lectores. Siquiera escribo “mis lectores”, porque estoy convencido que el acercamiento debe de ser mutuo. Pese a mis intenciones de Cowboy from Brooklyn  ,muchos lectores se han quejado de que se pierden. Algo así me pasa con “El principado de la Fortuna”. .Desde entonces he deducido compartir la escena, simplificar la misma, reducir el tamaño y acercar los personajes a la cotidianidad del lector. Sigo siendo yo y digo lo que pienso.
Así nació “Villaviciosa hermosa”. Pienso que hecho un esperpento y una versión de “Rinoceronte”, pero el escenario puede ser vivido, sin tener que recurrir a Google, por cualquier lector. Ya veremos cómo resulta, el precio es barato, ignoro cómo funciona la distribución, pero tengo mis serias dudas. No tengo la impresión de haber encontrado la complicidad que necesito.
En la quinta he logrado recortar más y aumentar la complicidad. El manuscrito ha sido aceptado por algunas editoriales y espero el veredicto. Si es favorable ya habré resuelto el grave problema que representan para mí los procedimientos de edición, de difusión y de control de ventas. Me daría con un canto en los dientes y la escritura de mi quinta novela dejaría de tener obstáculos o pretextos, si no sale así, tendré que seguir buscando….
¡Sería tan fácil si este blog dejara de ser un monólogo!  Si tú, que sientes como yo que necesitamos mantener las voces que se mantienen frente al dominio de la cultura dominante, nos permitieras  escuchar tu voz...