sábado, 6 de junio de 2015

Mi artículo de hoy

Las cuentas de la vieja

Son muy anticuadas y todo lo que queramos, pero en las mismas;  el pan es pan y el vino es vino. Todos sabemos  que las políticas aplicadas para el rescate de Grecia han agravado el mal que pretendían combatir. La deuda griega, en el momento de la firma del primer plan de rescate era del 146% del PIIB, finales de 2010; tras el cruel  castigo impuesto a la población, la deuda sube, en 2011, al 171%. Desde entonces no para de crecer. La vieja vería estos hechos y la imposibilidad, por ese camino, del pago de una deuda que supera lo que el deudor produce. A la vieja no podrían contarle las negociaciones entre la UE y Grecia como nos las cuentan a nosotros.
El proyecto de rescate no ha cumplido el objetivo proclamado, sino que ha agravado la enfermedad. Ahora la Troika tiene, por la deuda, en sus manos, al gobierno griego y pide nuevos recortes que someten a la población griega a unas condiciones mucho peores que las ya infrahumanas que pesaban sobre ella, a cambio de nuevos préstamos para pagar los vencimientos de deuda. La vieja no aceptaría, simplemente, porque no serviría sino para aumentar la deuda.
Hace ya un tiempo publiqué “el encanto de la deuda”, artículo en el que muestro que pese a las proclamaciones de la UE sobre el objetivo de reducir la deuda, la última no ha cesado de aumentar, en todos los Estados miembros, desde la fundación de la Institución. La vieja que es más buja por vieja que por el diablo, piensa que si no se cumple con los objetivos, no hay más que dos alternativas: la incompetencia o que los objetivos proclamados no son los perseguidos. En cualquier caso, el gobierno griego ha presentado un proyecto y está apoyado por los ciudadanos.  No se está teniendo en cuenta sino los discursos del poder, de un poder que, desde luego, no ha mostrado capacidad o voluntad por resolver el problema.

La vieja nos contaría muchas más cosas, con su procedimiento para hacer cuentas, pero parece que preferimos que nos cuenten otras cuentas.