Radio de los 60s

domingo, 12 de julio de 2015

mI ARTÍCULO DE HOY



La paz


Tras los horrores de la II Guerra mundial, las proclamaciones institucionales  se dotaron de instrumentos; ONU, FMI etc. y de iniciativas, como es el caso del Plan Marshall, que se proponían erradicar las guerras. Casi lo han logrado en los territorios “desarrollados”. Se pone la emergencia de la Unión Europea como ejemplo. Olvidamos con mucha facilidad los desastres de guerras que se producen “fuera de nuestras fronteras” o el hecho de que los intereses que antes animaban las guerras europeas, siguen primando en las instituciones y que los ciudadanos somos los sufridores, pese a la solemnidad de la Proclamación Universal de los Derechos Humanos. El caso griego me parece expresar esta situación.
El Eurogrupo no se pone de acuerdo para aceptar o rechazar la propuesta del gobierno griego para obtener un tercer rescate. No hay una explicación pacifista para el retraso en la toma de decisiones, puesto que Tsipras, apoyado por un referéndum y por mayoría parlamentaria, -amplios, en ambos casos, presentó, el pasado jueves a última hora, una propuesta de reformas que recogía las exigidas por  la Troika el 26 de junio
Los acreedores tienen lo que querían, incluido el circo de castigar al díscolo y a los ciudadanos que lo apoyan, con ese corralito impuesto por el BCE y por los que sacan su pasta de Grecia, y un gobierno que tiene que conseguir que el Parlamento acepte lo que los ciudadanos han rechazado.
Parecería que el Eurogrupo, la Comisión, el FMI y los Estados de la UE estarían bien asesorados el 26 de junio ¿Qué otra explicación que el espectáculo del castigo a los ojos de potenciales díscolos en otros Estados Miembros?
Lo más curioso es que esos señores que están aprovechándose del lamentable espectáculo, están siendo objeto de crítica; la Academia;  26 profesores de la London School of Economics dicen que el plan de rescate griego ha sido un desastre austericida. Hay también premios Nobel que lo afirman y el propio FMI acepta  que la deuda es impagable.
Quiero creer que impere el sentido común, Tsipras presenta más garantías que cualquiera de los gobernantes del Estado desde la adhesión del mismo a la UE y al Eurogrupo, supongo que los argumentos que sirvieron para meterla, siguen siendo válidos y deberían serlo mucho más ahora.
La paz no es cuestión de principios, sino de llevarlos a la práctica, aquí todo el mundo traiciona los principios y lo que vale son los intereses de los que mandan. ¿Vale? Ya lo veremos, todo depende de las voces que escuchemos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario