Radio de los 60s

domingo, 19 de julio de 2015

Vicente

Vicente que, además de anfitrión de la primera presentación de mis novelas, es, el “film maiker”, el que crea el espectáculo que nos permite transmitiros una parte del “milagro” que vivimos, ha decidido presentarlo de la siguiente manerAnuncio , ültimo minuto del acto

Dentro de unos días ofrecerá una mirada breve sobre el evento y la filmación de la presentación propiamente dicha.
Me sentí algo defraudado, al principio; después comprendí su planteamiento: “Es muy difícil que alguien se meta en un rollo de cincuenta y tantos minutos. Hay muchas más posibilidades de que lo hagan en algo más de un minuto. También este planteamiento alarga el tiempo de exposición, puesto que queda pendiente y se publicará el artículo en Villaviciosa Hermosa en los próximos días.
Se hace cada vez más fuerte el lado del “hacedor de película” de Vicente: el enlace de algo más de un minuto puede sonar a confusión porque no se sabe por qué hablan esas personas, pero en poco más de un minuto se plantean temas que, lamentablemente, todos conocemos y sufrimos, y sobre todo en este contexto que nos toca vivir. Yo creo que es una forma muy rompedora de los cánones de presentaciones de novela. No cabe duda que el proyecto es pragmático. Ya he mencionado mi aprecio por la película, pero lo que más aprecio, es que siento el trabajo de equip;, porque la película es muy coherente con el ambicioso proyecto que había planteado: presentar la  novela e invitar a un debate sobre la paz en el contexto de la gravísima crisis griega. Le toca a Jerónimo la labor de utilizar este material en sus cursos de postgrado.
Yo creo que la presentación por la que ha optado Vicente, además de lo expuesto, sabe utilizar el espectáculo para cumplir los objetivos: en algo más de un minuto se exponen, como si nada, nuestras angustias; nadie puede sentirse molesto, aunque, en realdad, se trata de un vómito.
No creo ser el único que llevo unos días viviendo entre milagros, porque con quienes estoy compartiendo me dan, asimismo, la impresión de vivir en la “luna de los Milagros. Solamente os diré que desde hace dos días, Salvador se encontró en Oviedo con que no podía meter la llave para arrancar, en mi coche. Yo estaba en Villaviciosa. Ayer, Isabel nos llevó por las montañas y el coche empezó a hacer ruidos raros. Hoy me he dejado las llaves, por dentro, en la cerradura…. ¿Milagros? Si, milagros; el seguro ofreció taxi y grúa para traer el coche, en el garaje se comprometieron en ocupase desde que llegara…. Nada fue necesario, porque el señor de la grúa lo arregló todo con un simple movimiento del volante, bastó esperar a que se enfriara el motor y bajara el sol,  y he podido entrar en mi casa, pese a que la cosa se ha puesto complicada. Nadie ha mostrado contrariedad. Todos hemos priorizado el milagro.

En la película de Vicente, toda esta parrafada ha sido escenificada en algo más de un minuto y además, le sale más bonito. Mira y escucha, es algo más de un minuto….

No hay comentarios:

Publicar un comentario