sábado, 22 de agosto de 2015

Mi artículo de hoy

El caso Tsipras.


En España estamos en una larga campaña electoral y la dimisión del gobierno griego tiene impacto en la misma. Merece una reflexión profunda. El escenario en que se nos sirve es demoledor: un simple ejemplo Merkel y Tsipras han sacado sus políticas gracias al apoyo de la oposición y el descontento de parlametarios de sus respectivos partidos es cada vez mayor.  Hay “ganadores”, “perdedores “ y castigos ejemplarizantes. Tenemos que desbrozar para plantearnos el caso Tsipras.
En todo caso, el último  parece más respetuoso con los representantes de sus electores, rasgo que considero importante para un demócrata. También es cierto que no mostró esos escrúpulos al aceptar los recortes rechazados por los griegos en el referéndum.
Tenemos que entrar en los bastidores para comprender las razones que tiene Tsipras para presentarse en las previsibles próximas elecciones. Pascal Lamy, jefe de gabinete de Delors (1984- 1994), ex Comisionado Europeo para el Comercio, ex  Director General de la Organización Mundial  del  Comercio  y presidente de honor de la Fundación Jacques Delors,  me parece un buen presentador de la situación, en sus apariciones mediáticas tras la convocatoria del referéndum. Citaré algunas frases de la entrevista por Jean Leymarie, el pasado 6 de julio.  Refiriéndose al gobierno griego tras el referéndum: “Por el momento. Tsipras tiene razón”, “Sale políticamente más fuerte, pero adquiere una enorme responsabilidad” “No es una mala noticia para los partidarios del mantenimiento del país en el Europa, incluidos los griegos ““Sería un grave problema para Europa si Grecia  cayera en el  caos “.
El entrevistado alude a la geopolítica, pero en otras ocasiones se refiere a la propia UE y al Eurogrupo: en efecto, la crisis griega no es solamente atribuible a Grecia, sino a la incapacidad de la UE para gestionar el rescate de la misma,  y la actual deuda griega es inasumible en los esquemas del FMI.
Desconozco el proyecto de Tsipras, pero, en todo caso, el rescate de Grecia no podrá ya plantearse con los esquemas actuales, cuando cada vez más voces claman, desde el pasado 6 de julio  por un mediador en el conflicto griego –Cohn- Bendit propone a Delors o a Schmidt- Los argumentos  son varios, el exdiputado Verde: “La Unión Europea va mal. La idea de una Europa Unida ha sido manipulada”. Los invitados han acogido favorablemente la propuesta, aunque existe en ambos el peso de la edad. Si, el nuevo gobierno griego ha puesto en evidencia  el proyecto Europeo y el desenlace de la crisis tiene implicaciones geopolíticas de envergadura.
Un Tsipras victorioso en las próximas elecciones griegas reforzarían a éste en las negociaciones con una UE cuya fragilidad es cada vez más evidente.