domingo, 22 de noviembre de 2015

Mi artículo de hoy

Taula rasa

El miedo ha sido el mejor aliado de los partidos del orden, pero para mantener el poder, estos han llegado demasiado lejos en sus prácticas y en el terror: estamos amenazados, en nuestra cotidianidad, por terroristas dotados de instrumentos caros, sofisticados y mortíferos; el planeta está cabreado por el maltrato y las anomalías estacionales de este año no presagian nada bueno. Para colmo, los recortes, la corrupción y el correspondiente incremento de las amenazas. Esta vez se han pasado y la polémica sobre el reemplazo de las fuerzas de ocupación francesas en Mali  por las fuerzas española, es un ejemplo más de las discrepancias entre los conceptos del orden dentro de los poderosos y de la improvisación. No tenemos otro remedio que encontrar el nuestro.


Ya expliqué en mi artículo “Civilización/Barbarie” , publicado en este mismo medio, la barbarie de la descolonización francesa, al crear estados fantoche que permitan las tropelías de las empresas en unas excolonias muy ricas. También hay empresas públicas o semipúblicas, francesas y de otros Estados gobernados por partidos del “orden”.
Mali es un excelente ejemplo; no hay Estado y el norte, Azawad fue ocupado por un ejército de la ONU y entre otros por el francés, tras la reciente guerra de Azawad, con el argumento de limpiar la zona de bandas de extremistas islámicos. Han pasado los años y no hay signos de que, aparte de defender los intereses de las empresas que hacen su agosto en la región, entre ellas la francesa Areva. Aprovecho para corregir un error en el artículo citado, las mismas de uranio aludidas se encuentran en Arlit (Níger).
He tenido ocasión de conocer al represente del Movimiento de Liberación de Azawad, presentamos juntos “La cotidianidad de las poblaciones de Azawad y realmente me ha hecho comprender que estas poblaciones tienen un proyecto de Estado y que se lo presentaron a Francia antes de que ésta creara el Estado de Mali. La Francia republicana no los ha escuchado y tampoco los ejércitos ocupantes parecen, según testimonios que he recibido, parecen sensibles a los criminales ataques que sufren estos hombres y mujeres, por el mero hecho de querer organizarse en su territorio.
Es chocante, porque esa zona del Sahara es un tránsito de armas, terroristas y muerte, especialmente después de que la Francia Republicana decidiera eliminar a Gadafi.

No hacía falta esperar a que se cometiera el terrible atentado de Bamako, el ejército español no puede reemplazar al francés en un tinglado que ha montado la Francia Republicana-.