miércoles, 10 de agosto de 2016

Nuestra cita de los miércoles


A día y hora, 18,15,  ha habido 167 descargas y 1420 visitas de mi último relato Pincha si quieres descargar  Es poco y es mucho, como se mire. Yo estoy entusiasmado; algunos de los amigos y amigas  que he tenido la suerte de encontrar en twitter han leído y apreciado mi relato y espero que algunas y algunos de los que seguís este blog me comentéis vuestra opinión.
Estoy viviendo algo muy bonito. Os cuento la última. Esta tarde he visto un mensaje en twitter. @Alhambra, que vive en Sanlúcar, me ha indicado que le gusta mi relato, antes lo han hecho otras y otros, y he mostrado en twitter que eso es mi pan nuestro de cada día, que por desgracia no como todos los días, pero que me da mucha marcha. El asunto quedó en twitter porque surgió allí y en este debate mencioné el chute que estaba dándome twitter. Hay mucha humanidad. En el caso de @Alhambra te lo cuento porque tiene que ver con mi relato previo y con el último capítulo del actual.  Te recuerdo que había ido a Medina Sidonia atraído por la Duquesa Roja Pincha si quieres descargar   

Lo del último capítulo de Las cloacas… Tiene que ver con Medina Sidonia y con Cádiz. Llevo un tiempo luchando por poner en evidencia que la Ilustración gaditana está ninguneada en la Historia de la Literatura y por participar en la emergencia de una nueva cultura, que atrajera turismo de invierno; porque el del verano no da pan para tantas bocas.
Se puede hacer sin gastar un duro. Yo me he ofrecido como voluntario a los gobiernos municipales de Cádiz y de Medina Sidonia. Esta es mi oferta: promover en mi escritura, en twitter, en mis relaciones, esos lugares como residencia invernal. A ellos les pido una lista justa de alojamientos de invierno, de forma que pueda responder a los demandantes de información. Si estos se dirigen al ayuntamiento, basta con transferirme la llamada. Pasaría allí los inviernos y organizaría actividades. Pincha si quieres ver mis actividades 

No conseguí audiencia en Cádiz y tuve que volverme a Asturias por el episodio que ya os he contado. Tuve mi suerte cuando, al enterarme que no había llegado mi hora me fui a Medina Sidonia- Esta vez fue diferente, como cuento en Siempre nos quedará Paris, pero aún no hemos concretado nada; nos hemos quedado en la primera piedra y yo no tengo ya tanto tiempo.

Espero haber explicado bien la razón de mencionar a @alhambra: mi obra empieza a llegar a los gaditanos.