miércoles, 14 de septiembre de 2016

Nuestra cita de los miércoles



Ayer me entró la depre, así, como suele ocurrir, sin razón alguna que se me ocurra.
Hoy he recibido un mensaje de Noelia, la hija de Simón: Picha si quieres una vista del bar  Aparece cerrado, pero está abierto y no han tenido tiempo para actualizar la página: Noelia y Simón se hacen todo el trabajo y no dan abasto.
¿Por qué el mensaje me ha levantado la moral?, porque, con todo el trajín, Noelia siempre encuentra tiempo para enviar mensajes en los que muestra el cariño que nos tienen, a Julen y a mí, ella, su chico, que es militar, y Simón.
Te lo cuento, porque es una prueba de que podemos salir de la burbuja en la que nos hemos dejado encerrar. Tengo otras pruebas; tu fidelidad, aunque ha bajado la media mensual de visitas a este blog: 920.
No voy a dejarme llevar por Míster Hyde, que afirma, contundentemente que estoy perdiendo empatía virtual y que de todos modos no logro comentarios  o siquiera que los segudor@s tomen un minuto de su tiempo para hacer una descarga gratuita: Pincha si quieres descargar 

, puesto que solamente se han producido 821 descargas, que siquiera alcanza el número de visitas en descenso.
Mr. Hayde se intentó apoderar de mí, pero el mensaje de Noelia, que ha tomado un minuto de una agenda muy cargada, me ha hecho ver que he encontrado 821 que me han dado un minuto de sus cargadas agendas y que de las 2550 visitas del marcador, podría estar la tuya, que intentabas hacer una descarga.
También está twitter, donde estoy encontrando cada día unos cuantos seres humanos que toman minutos de su tiempo para promocionar mis mensajes y responder a los mismos.
Gracias a l@s fieles a esta cita. Sé que estáis y yo sé que no puedo fallar, Gracias a Noelia, gracias a tiwtter queda claro que somos much@s más de lo que pensamos, l@s que podemos a resistir a Mr. Hyde que quiere atraparnos con una imagen de la actualidad política, que se cachondea de nosotros, con tanta gente que lo vive a cachondeo y en el aislamiento que encontramos los que queremos salir de la burbuja, en la cotidianidad.
Tampoco eso es verdad. Todos los días encuentro minutos de conversación con personas de carne y hueso que quieren escapar de la burbuja.
Eso es lo que te quería contar. Soy más fuerte que Mr. Hyde gracias a ti.