miércoles, 21 de octubre de 2015

A duras penas

Sigo avanzando, con más pena que gloria, en mi sexta novela. Me he metido en un buen lío, porque mi capacidad de trabajo está mermando día a día y puesto que el síntoma afecta a la producción, me veo como me veo…
No es mi intención lamentar; no estamos aquí para eso. Yo sigo y espero que tú también lo hagas. Tenemos que seguir, a mí, por lo menos, no me queda otra, aunque esté enzarzado en una lucha contra “Molinos de viento”.
Había puesto esperanzas en Cádiz, especialmente en mi implicación como voluntario, para trabajar en la promoción de una cultura ciudadana. Me he sentido frustrado ante la indiferencia hacia mi propuesta que muestra el Ayuntamiento, o más bien al silencia, puesto que mis propuestas no han merecido, aún, respuesta.

Me gustaría poder implicarme y colaborar en difundir las iniciativas de los “gobiernos del cambio y en la cimentación de una cultura ciudadana, lo seguiré intentando. Si no lo consigo, al menos, cambiaré de aires y podré documentar mi novela.