Nuestra Radio de los 60s

DIETA ALCALINA

domingo, 30 de junio de 2019

Nuestra Cita Cotidiana


 Hoy es el Día Internacional del Parlamentarismo: https://www.un.org/es/events/parliamentarismday/index.shtml
Curiosamente, la actualidad española es un llamamiento al franquismo:
“La Casa Real ofrece sin matices los discursos más franquistas del rey Juan Carlos”: https://www.publico.es/politica/casa-real-ofrece-matices-discursos-franquistas-rey-juan-carlos.html
“Las derechas empiezan la involución municipal: más coches en Madrid y calles franquistas en Córdoba”: https://www.eldiario.es/politica/involucion-Madrid-Central-franquistas-Cordoba_0_914458831.html
María Teresa de la Vega, entonces vicepresidenta de gobierno, nunca respondió a mi petición: http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/352173

Gracias a l@s 429 que acudisteis a la cita de ayer: https://carlos-ortizdezarate.blogspot.com/
Gracias a Iris
Gracias a ti

sábado, 29 de junio de 2019

Nuestra cita cotidiana


Postulo que la democracia germina en la cercanía y florece en la gobernanza global desde el pasado siglo como puedes comprobarlo en mi web de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria: http://agora.ulpgc.es/
Manuel Villoría en “La corrupción en España, rasgos y causas esenciales”, muestra que la corrupción tiene el mismo recorrido en España: https://journals.openedition.org/ccec/5949:
Otro dato importante es que, de acuerdo a los datos obtenidos de la prensa, más de 600 municipios españoles tienen algún escándalo de corrupción investigado y este hecho en algunas comunidades es apabullante, por ejemplo, casi el 60% de los municipios en Murcia y el 40% de los de Canarias. Más aún, de un análisis de las estadísticas judiciales se puede colegir que aún en 2012, ya en plena crisis del sector inmobiliario, había unas 1000 causas abiertas por prevaricación7 urbanística. La suma de todo nos indica que hay más de 1000 políticos investigados por corrupción.
Estamos como estamos porque hemos desertado en el ejercicio de nuestro derecho a controlar nuestro entorno.


viernes, 28 de junio de 2019

Nuestra cita cotidiana


El G20 está reunido en Oxaka, ayer jueves y hoy viernes. Los resultados, hasta el momento, son muy poco esperanzadores: “Trump  tensa uno de los G20 más complicados desde la Gran Recesión”;: https://elpais.com/internacional/2019/06/27/actualidad/1561639453_022308.html:


En un intento de complacer al mandatario, el primer ministro nipón, Shinzo Abe, busca rebajar los compromisos medioambientales y las críticas al proteccionismo del comunicado final. La negociación no se presenta sencilla.
Sería bueno hacer llegar a quienes nos representan algunos de estos mensajes:
“Todo dependerá de las emisiones”
Indica el artículo. Si quieres más datos de la gravedad del fenómenos que estamos sufriendo, aconsejo la lectura del artículo de BBC en castelano: “¿A qué se debe la ola de calor que azota a Europa”: https://www.bbc.com/mundo/noticias-48786995
No podemos dejar que Trump decida ignorar lo que, indica el artículo, la comunidad cientéfica y los hechos llevan años adviertiendo:
En su informe conjunto de 2015 sobre olas de calor, la Organización Meteorológica Mundial y la Organización Mundial de la Salud señalaron que las olas de calor más temprano en el verano están asociadas con mayores niveles de mortalidad que las que ocurren más tarde con las mismas temperaturas.
Gracias a l@s 306 que acudisteis a la cita de ayer: https://carlos-ortizdezarate.blogspot.com/
Gracias a Iris
Gracias a ti

jueves, 27 de junio de 2019

Nuestra cita cotidiana


Hoy hay muchas celebraciones, sin menosprecio por las otras, voy a concentrarme en tres que dan mucho que pensar y sentir que “esto es lo que hay” es lo que nos cuentan:
El Colegio de Economistas  de Madrid, en su artícuio de hoy: “Pymes, motor económico  de España”: http://www.cemad.es/pymes-motor-economico-espana/  , nos recuerda que las pequeñas y medianas empresas generan en España:
_    99,8  del tejido industrial
­      66,4  del empleo
_    53,3  de las importaciones
_    51,1 de las exportaciones.

·         Día Internacional de la Sordoceguera, declarado como homenaje al natalicio de Helen Keller.
Considero necesario que veas el vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=mnLJ6bf5sy0  que muestra, claramente, en 1928 que otro mundo es posible. Pese a ello, la actualidad que pagamos sigue imponiéndonos “lo que hay”

Muy pocos medios poderosos han mencionado esos temas-
En España se celebra el Día de las Víctimas del Terrorismo
Mira cómo se celebra, en nuestro nombre y con nuestro dinero en la sede de nuestro legislativo: “Vox se querella contra Zapatero por colaborar con ETA”: https://www.publico.es/politica/audiencia-nacional-vox-querella-zapatero-colaborar-eta.html
Solamente las derechas han sufrido de terrorismo; el que hemos sufrido y sufrimos much@s no cuenta. Lo cuento en https://freeditorial.com/es/books/catarsis , que, como sabes, es de acceso gratuito.
Te dejo para intentar montar un artículo-

Gracias a l@s 589 que acudisteis a la cita de ayer: https://carlos-ortizdezarate.blogspot.com/
Gracias a Iris
Gracias a ti


miércoles, 26 de junio de 2019

Nuestra cita cotidiana


Ya ha sido publicado el artículo
Me has ayudado mucho.  Hacía ya un tiempo, demasiado largo , en que Mr. Hyde me tenía acorralado;  a duras penas lograba escribir la cita. Este señor tiene muchos triunfos en sus cartas y a mí solamente me quedaba mi compromiso contigo. Como puedes ver, cada vez somos más y de sitios más diversos.
No soy tan fuerte como Chema, quien, como puedes comprobar, mantiene el medio que nos da voz.
Pero, voy levantándome, gracias a Iris, a ti, a Chema… ¡Estamos interactuando! Cuéntanos cómo te podemos echar una mano. En el grupo de Twitter ya estamos haciéndolo.


Gracias l@s 814 que acudisteis a la cita de ayer: https://carlos-ortizdezarate.blogspot.com/
Gracias a Iris
Gracias a ti

martes, 25 de junio de 2019

Mi artículo de hoy

El discurso   que pagamos
No hay fondos para el Estado del Bienestar. Nos hacen pagar  un espectáculo mediático que impone una visión del mundo en que aquel no cabe por  “Razón de Estado” y de la actual UE, es un discurso de la corrupción y de la prepotencia.
Así lo reconoce el conservador ABC en su artículo “Ni Flick ni Flock”, publicado el 7 de octubre de 2006: https://www.abc.es/hemeroteca/historico-07-10-2006/abc/Internacional/ni-de-flick-ni-de-flock_1423654638150.html
Algunas perlas:
_     El multimillonario industrial alemán Friedrich Karl Flick murió ayer en su casa a orillas del lago Wörthersee en Austria, país a donde se retiró en 1994 para no pagar impuestos en Alemania.
_     El caso Flick estalló en 1981 cuando una inspección fiscal descubrió un documento contable que recogía pagos en efectivo a políticos de todos los partidos representados en el Bundestag
_     También España tuvo su «caso Flick», cuando la prensa alemana destapó en 1984 que la Fundación Friedrich Ebert, próxima a los socialdemócratas, destinó donaciones de Flick al PSOE. Felipe González aseguró que no había recibido un céntimo «ni de Flick ni de Flock», y en la comisión de investigación los implicados se pusieron de acuerdo en admitir que la fundación había destinado a España un millón de marcos, eso sí, un año antes de que se prohibiera a los partidos españoles recibir donaciones extranjeras.
Vale la pena leer lo que queda del artículo porque el medio portavoz de la derecha española admite que todos los partidos que surgieron del poder post franquista,  se beneficiaron de fondos provenientes de la República Democrática alemana: los crearon según sus deseos.

Yo no pienso que en las actuales circunstancias políticas que estamos viviendo en España fuera oportuna la salida en escena de Felipe González; ésta  tenía otro objetivo.
Este lunes, el señor participó muy a gusto en un acto organizado por la Fundación  Internacional por la Libertad, que preside el ultraconservador Vargas Llosa. Te aconsejo leer el artículo: “Felipe González cree tener una solución para Venezuela y no pasa por negociar”: https://www.eldiario.es/politica/Felipe-Gonzalez-Venezuela_0_913408896.html
Aconsejo la lectura del artículo; ayuda mucho a comprender el concepto de libertad que nos imponen con nuestro dinero.

Nuestra cita cotidiana


 Gracias a l@s 475 que habéis acudido  esta hora a la cita. Mr. Hyde me tenía acorralado y me habéis abierto salida.
La noche en que se celebraba el ascenso al poder de Felipe Gonzalez, en Las Palmas, Celia advierte de que Flick, nazi y con fortuna empoderada por los recursos a mano de obra barata; los enemigos  del régimen, subvencionó el congreso de “refundación” de Suresnes y la campaña que dio la victoria al partido de Felipe González: https://www.lasexta.com/programas/donde-estabas-entonces/mejores-momentos/asi-fue-el-caso-flick-el-primer-escandalo-de-corrupcion-de-los-socialistas-que-protagonizo-felipe-gonzalez_201801255a6a53b60cf27229a99babd2.html
Todo esto se sabía, como puedes comprobar en el enlace cuando lo cuenta Celia, es decir, cuando el PSOE obtuvo su flamante victoria electoral.
Celia es personaje de un “cuento de hadas” pero estaba muy bien informada y l@s votantes tenían acceso a esa información, especialmente porque en Alemania se produjo un gran escándalo por las enormes sumas que recibían todos los partidos alemanes de Flick, el ostentosamente neonazi.
No la consultaron o escucharon  solamente la “Razón de Estado”; da lo mismo y estamos en las mismas y Felipe González sigue pintando y lo hace con Vargas Llosa y Bertín Osborne,  para hablar de Venezuela: “Felipe González cree tener una solución para Venezuela y no posa por negociar: https://www.eldiario.es/politica/Felipe-Gonzalez-Venezuela_0_913408896.html
Ya va siendo hora de que escuchemos a Celia; estamos como antes y ellos se están adueñando de todo.
PA CHULO YO es un cuento de hadas que transcurre en Las Palmas de Gran Canaria; una vivencia del primer zarpazo del Sida.
Es de fácil lectura y gratis; no he recibido sino una opinión que puedes leer en el enlace de la obra en AMAZON.
Sufrimos un momento en el que el “discurso de la arrogancia: https://www.rebelion.org/noticia.php?id=154068  nos está dejando sin espacio.
Gracias de nuevo por haberme inspirado un artículo que escribiré esta tarde.


Gracias a l@s 434 que acudisteis a la cita de ayer: https://carlos-ortizdezarate.blogspot.com/
Gracias a Iris
Gracias a ti


lunes, 24 de junio de 2019

Nuestra cita cotidiana


Hablemos de nosotr@s
Formamos  de un grupo que se encuentra en un “momento”  virtual que se incrusta  en una dimensión en la que tiempo y espacio  son meros satélites.
El contador  da datos de franjas de horario  y es más específico con respecto a la procedencia de las visitas.
Veamos las de la última semana:
España
2541
Italia
322
Estados Unidos
118
Rumanía
76
Alemania
46
Ucrania
36
Francia
19
Portugal
17
Región desconocida
15
Rusia
12


Hay una marcada fidelización y muy escasa participación. 
Tenemos otros recursos para medir la interacción, patente en el grupo de Twitter y en otros indicios. Hemos colaborado en el apoyo que necesitaba Chema para mantener esa tribuna que acoge nuestras voces.
En este caso conservamos nuestro espacio. Hay otros en los que continuamos machacando y no es por ello por lo que la interacción sea menos real.
La cuestión es que acudimos a la cita y que hay, claramente, interacción.
Ahora tenemos que mantener las victorias  y librar nuevas batallas.
Temo que tod@s estemos ya demasiado cargad@s; el eterno problema de organizar agendas de forma que dejemos un espacio para hacer algo junt@s. Basta con sacar de aquéllas el lastre que nos hemos dejado imponer por los miedos.
No es que sea católico, pero la imagen del bautismo de San Juan representa muy bien el solsticio de verano.


domingo, 23 de junio de 2019

Nuestra cita cotidiana


Hoy es el Día Internacional de la Administración Pública: https://undocs.org/es/A/RES/57/277
La única defensa jurídica de l@s ciudadan@s que se consideran vulnerados por la Administración del Estado es el recurso contencioso administrativo
Jorge  Pérez Alonso lamenta que el sistema está forjado de tal forma que, aun cuando la sentencia nos fuera favorable, no nos ofrece garantías de que la Administración repare el daño denunciado: http://laadministracionaldia.inap.es/noticia.asp?id=1505652 :
Nuestro sistema contencioso-administrativo es tan defectuoso cuando se trata de cumplir lo dispuesto en una sentencia que la Administración puede demorar la ejecución o incluso evitar llevarla a cabo.

Las estadísticas muestran que la justicia tiende, descaradamente, a proteger la Administración ya en las sentencias. También  se crea un tinglado para que las escasísimas sentencias favorables a los denunciantes sean protegidas por los “silencios” administrativos.
Yo formo parte de es@s ciudadan@s con sentencias desfavorables. Recurrí al Defensor del Pueblo, a los presidentes Zapatero y Rajoy, me pasé años  en la ruina para pagar abogado y procuradora…
Mira lo que interesa a nuestros representantes políticos el funcionamiento de la Administración pública; explico los graves hechos que sufrí y puedo documentar “Carta a los Reyes Magos”: http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/437456/index.php

Te aconsejo leerla y difundirla, de forma que demos vida al Día de la Administración Pública


Gracias a l@s 472 que acudisteis a la cita de ayer: https://carlos-ortizdezarate.blogspot.com/
Gracias a Iris
Gracias a ti

sábado, 22 de junio de 2019

Mucho que celebrar


Chema ha sentido la solidaridad que le hemos transmitido y  ya ves: “Pues parece que hay que seguir”:   http://www.lacasademitia.es/articulo/curiosidades/pues-parece-habra-seguir/20190622073233091367.html
La  sentencia del Tribunal supremo sobre los miembros de la manada, da esperanzas de cambios en la justicia española: https://www.youtube.com/watch?v=6K6LCdw7W_w
No es tema de menor importancia en el actual contexto en el que la derecha se une a la ultraderecha para tomar “plazas” bien visibles, por  utilizar el lenguaje taurino, el de la “España nuestra” que imponen esos partidos. Esperemos que este cambio de discurso de la justicia sea aún visible en la sentencia de “El Procés”:” El Supremo accede a que los presos del “procés”esperen la sentencia en cárceles de Cataluña”: https://elpais.com/politica/2019/06/21/actualidad/1561113594_508142.html
Finalmente, Iris, Julen y yo celebramos el primer aniversario de nuestra boda.
Y tú estás con nosotr@s.

Nuestra cita cotidiana


Así es España
Empecemos por las barras de los bares. Juan Francisco Gordo López, catalán, se fue de bares por esta “España nuestra”: “España desde el bar: https://desdeelbar.com/espana/que-piensan-los-espanoles-sobre-los-politicos/
Tres  de las opiniones que ha recogido sobre los políticos:
-         Soy extremadamente escéptica con los cambios, porque veo según llegan al poder que se asienten en él, y se pierde todo ese espíritu de lucha, de cambiar las cosas y hacer un mundo un poco mejor.
-         Todavía tenemos Real Madrid vs Barça en política, también lo tienen otros países pero aquí, a veces parece que todavía lo retenemos con la Guerra Civil, con ese sentimiento de odio, de pensar con las tripas
-         Evidentemente España no es democrática, en estos momentos vivimos todos bajo la horrorosa tiranía del FMI y de la troika. Los políticos ya no ejercen de políticos en España, son meros ejecutores de la política impuesta por el FMI y la troika europea. No son políticos son ejecutores.
Vale la pena pinchar en el enlace-
La postpolítica de Esteban Hernández en “Los  cuatro grandes problemas de España”: https://blogs.elconfidencial.com/espana/postpolitica/2019-03-15/cuatro-grandes-problemas-espana_1883498/, nos ofrece un excelente planteamiento sobre el desencanto ciudadano sobre los políticos detectado por  Juan Francisco Gordo.
Creo que somos much@s a compartir el planteamiento:
España es curiosa políticamente hablando por muchos motivos. Uno de ellos, y no el menor, es la peculiar forma en que ha entendido la novedad. Para nuestros partidos, lo nuevo no consistía en descubrir algo que estaba escondido o en lo que nunca habíamos pensado, sino en transmutar el valor de un aspecto que era visto y conocido desde siempre

En Occidente, existen cuatro grandes grupos de problemas: los ligados al reparto de recursos y con ellos a las posibilidades vitales; los vinculados a la relación con el otro; los que surgen producto del nacimiento de nuevos valores sociales y de la demanda de estabilidad y seguridad de buena parte de la población, y, por último, los que emergen fruto de la recomposición geopolítica mundial. Y nada de esto es abordado por ninguno de los partidos españoles, ni de derechas ni de izquierdas.
No toma mucho tiempo la lectura y creo que ayuda en la emergencia de ese planteamiento que dejamos “para luego”.
Gracias a l@s 501 que acudisteis a la cita de ayer: https://carlos-ortizdezarate.blogspot.com/
Gracias a Iris
Gracias a ti

viernes, 21 de junio de 2019

Nuestra cita cotidiana



Hoy he recibido una noticia muy triste: Chema Tante se despide de los lectores de La Casa de mi Tía: “Hasta aquí hemos llegado, parece: http://www.lacasademitia.es/ Aconsejo una lectura que te tomará minutos.  
Este hombre ha luchado  hasta enfermar en la defensa de los Derechos Ciudadanos. Nos ha dado voz, pero no hemos encontrado la manera de unir nuestros esfuerzos  y formar un equipo que evitara bancarrotas y enfermedades que han caído sobre Chema. Cierto que lo hemos intentado, algún@s.
En esta cita podemos empezar por difundir el mensaje de Chema; nos ofrece un planteamiento de esos que dejamos para más tarde y Chema lo plantea ahora.
Si logramos una difusión importante, los contadores darán fuerza a Chema y seremos más quienes nos hagamos ese planteamiento que necesitamos hacernos con urgencia si queremos sobrevivir-
La Casa de mi Tia ha publicado muchas de nuestras citas. No podemos permitir que desparezca. 
Difunde, por favor. Muestra que funcionamos.
y

Gracias a l@s 433 que acudisteis a la cita de ayer: https://carlos-ortizdezarate.blogspot.com/
Gracias a Iris
Gracias a ti

jueves, 20 de junio de 2019

Nuestra cita cotidiana


Algo se está haciendo en Mieres para hacer productivas las minas  de carbón abandonadas: https://www.abc.es/ciencia/abci-secreto-guardan-minas-carbon-abandonadas-201906031238_noticia_amp.html
Aconsejo la lectura del artículo. Como andamos todos apresados en el tiempo, al menos lee este párrafo:

Actualmente, el Hospital Vital Álvarez Buylla de Mieres (también en Asturias) está implantando sistemas de calefacción y refrigeración que utilizan el agua procedente del sistema de las minas de Barredo-Santa Bárbara a través del pozo Barredo.
También se aprovecha la misma fuente de agua para la calefacción de uno de los edificios de la Universidad de Oviedo, en el campus universitario de Mieres, con unos 3,5 megavatios de calor. El sistema se ha diseñado para un funcionamiento continuado, y equivale a la combustión de más de 12.000 toneladas de carbón al año, un ahorro que permite evitar más de 10.000 toneladas de emisiones de dióxido de carbono.
Ese algo no es suficiente, la cuenca minera asturiana está azotada por un paro que no se justifica. ¿Qué ha pasado con las ayudas concedidas para reciclar la zona castigada, los famosos “fondos mineros”?; “Los  fondos mineros, un balance con luces y sombras”: https://www.lavozdeasturias.es/noticia/asturias/2017/06/03/fondos-mineros-balance-luces-sombras/00031496490311629418657.htm
El artículo señala que la cantidad recibida alcanzó los 6000 millones  de euros  y lamenta:

La dura realidad de las cuencas es que sigue perdiendo población a pasos agigantados y que sus niveles de desempleo no han mejorado. Sólo en la última década las comarcas del Nalón y del Caudal han perdido un 11% de población, la ocupación ha caído un 21% y el paro se ha incrementado un 36%. El año 2016 se cerró con una media anual de 13.570 parados.
El artículo fue escrito por Carmen  Liedo en 2017 y hace planteamientos que sabemos que debemos hacernos, pero preferimos dejarlos pendientes.
Nos equivocamos, tendríamos que plantearnos la falta de control sobre unos fondos que pagamos l@s ciudadan@s europe@s, por parte de la institución y por parte nuestra.
Es grave; estamos dejando que la corrupción se lleve una gran parte de la cantidad destinada a reciclar territorios que han sido motores de desarrollo durante siglos . Las cuencas mineras son solamente un ejemplo de la condena que pesa sobre territorios productores de algo que “el mercado global” desdeña. Tod@s conocemos muchos casos de castigos, cada vez más frecuentes, no sea más que porque resulta más rentable la deslocalización de la producción.
Cada vez se abren más planteamientos sobre la cuestión.
No es cierto que tenga que ser obligatoriamente así: “Soluciones ecosociales para pueblos mineros: el caso de Loos-en-Gohelle”: https://ecopolitica.org/soluciones-ecosociales-para-pueblos-mineros-el-caso-de-loos-en-gohelle/
Te aconsejo leer el artículo; este pueblo condenado a todos los demonios del paro después de haber sido locomotora del desarrollo durante 150 años ha reencontrado su brillo.
¿Cómo? , el título ya lo indica.
Si podemos salir de ésta, solamente lo haremos si empezamos a hacernos los planteamientos que siempre dejamos “para luego”
Muchas gracias a l@s 711 que acudisteis a la cita de ayer: https://carlos-ortizdezarate.blogspot.com/
Gracias a Iris
Gracias a ti


miércoles, 19 de junio de 2019

Nuestra cita cotidiana


Ayer estuvimos en Mieres. Tenía que confrontar mi fracaso en el “Concurso Literario de La Felguera. Esta visita me inspiraba tantos temores como los que sentía el personaje del cuento desechado: https://carlos-ortizdezarate.blogspot.com/2019/06/nuestra-cita-cotidiana-hoy-con-un-cuento.html
Encontramos humanidad en una tierra tan cruelmente castigada que de los miedos pasamos a los gozos en La Xagosa parilla: https://www.tripadvisor.es/Restaurant_Review-g775263-d1001623-Reviews-La_Xagosa-Mieres_Mieres_Municipality_Asturias.html
Encontramos amigos desconocidos y una ruta peatonal que no pensamos perdernos, puesto que hicimos un pequeño trozo después del delicioso almuerzo: http://www.mieres.es/turismo/naturaleza/rutas-de-senderismo/ruta-paseo-del-rio-caudal-p-r-as-100/
Queremos hacer público nuestro agradecimiento a quienes nos quitaron parte de los miedos,
Gracias a @s 487 que acudisteis a la cita de ayer: https://carlos-ortizdezarate.blogspot.com/
Gracias a Iris
Gracias a ti


martes, 18 de junio de 2019

Nuestra cita cotidiana


Sufrimos en nuestras carnes el cabreo del planeta: “Salud, estrés térmico y cambios de temperatura: https://www.masquesalud.com/lat/salud-estres-termico-y-cambios-de-temperatura-corporal/
Te dejo con la lectura de un artículo que me está sirviendo  para comprender síntomas que me inquietan. Busquemos junt@s las terapias.

Gracias a l@s 442 que acudisteis a la cita de ayer: https://carlos-ortizdezarate.blogspot.com/
Gracias a Iris
Gracias a ti

lunes, 17 de junio de 2019

Nuestra cita cotidiana


Hoy es el Día Mundial contra la Desertificación y la sequía: https://www.un.org/es/events/desertificationday/
Sería muy bueno que nuestros gobernantes recibieran millones de millones  de mensajes que indicaran que estamos tan indignados como el planeta y aún mejor si lo mostramos en las calles y en los mercados.
También, y creo que sobre todo, debemos luchar contra nuestra desertización y sequía. Reconozco que mis defensas están tan debilitadas que Mr. Hyde campa a sus anchas, basta que me recuerde mis fracasos.
Gracias al compromiso que tengo contigo y al apoyo que me das con tu asistencia puedo escribir este texto, Mr. Hyde me grita que mi voz  se seca y desertiza. Tu asistencia me dice que no es verdad.
No podemos permitir que se salga con la suya. La lectura del enlace que te he puesto no te tomará mucho tiempo y a mí me ha hecho mucho bien. No estaría de más difundirlo para que los contadores indiquen a los poderes que estamos en contra de lo que están haciendo en nuestro nombre.

Gracias a l@s 545 que acudisteis a la cita de ayer: https://carlos-ortizdezarate.blogspot.com/
Gracias a Iris
Gracias a ti




domingo, 16 de junio de 2019

Cuento presentado y no ganador al concurso Gabriel Aresti 2019



Las Casas Baratas
¡Cuánto dolor escuchaba durante mi infancia toda!
Julia padecía de cáncer de estómago. Nunca conocí a Eduardo, su marido; éste estaba en la cárcel.
El sufrimiento  se alojaba aquí mismo; ahora horribles bloques,  entonces Casas Baratas.
Mi familia vivía, de alquiler,  en el chalé de Pinillos;  el número cuatro de la calle Santa Eulalia de  la “bonita aldea” que era, entonces, Santurtzi.
Estábamos separados por nuestra huerta de árboles frutales y por un alto muro. No apaciguaban  entre ambos los desgarradores quejidos de la enferma y víctima de cruel represión por el grave delito de expresarse en euskera.
Ahora tengo 74 años .Aquellos edificios fueron derrumbados en los 60s para construir viviendas donde  alojar   a los miles  que llegaban a cubrir los puestos de trabajo que creaba el impulso  de la industria de la margen izquierda de la  ría del  Nervión.
No estaba allí cuando el atropello; mi familia se mudó, a principios de los 50s, a  Santiago del Estero, Argentina.
Las Casas Baratas tenían humanidad. Nada que ver con la exquisitez del chalé  que disfrutaba, por supuesto;  pero tenían, cada una de ellas, un pequeño terreno donde secar sus redes, cosechar sus verduras y, hasta, en algunos casos, criar cerdos o conejos.
Eran seis edificios construidos por una cooperativa de pescadores y, cada uno de ellos albergaba dos familias.
Me llegan los gritos del sufrimiento de Julia y de Eduardo.
Yo era un niño y mis preguntas solamente encontraban evasivas que ahondaban y escondían mis emociones. Comprendí muy bien que de eso no había que hablar.
La Cuquí vivía en Las Casas Baratas, era unos años mayor que yo y venía cada día para ofrecernos en venta  lo que habían pescado su padre y sus hermanos. No era mucho, pero unas cuantas familias estábamos muy bien surtidas. ¡No creo que pueda volver a saborear esas delicias!
Yo la reconozco de inmediato; tiene la misma mirada. Es posible que los años me hayan marcado más; tengo que presentarme para que me identifique.
— ¿Has vuelto desde tan lejos y después de tantos años?
Nos saltamos los preámbulos con agrado mutuo.
Siento mucha prisa por averiguar lo que entonces me estaba vedado. El lugar de encuentro ayuda,  y mi interlocutora comprende el impulso que me ha traído.
 Eduardo era constantemente arrestado por negarse a hablar en castellano. Las Encartaciones y la “Margen izquierda” habían perdido su lengua aborigen y aquel hombre se obstinaba en recuperarla cuando Franco había decidido aniquilarla.
Una locura que me acerca más al personaje, como debió ocurrir con los miembros de la cooperativa de pescadores pobres que le alojaron aunque no era del gremio
Lo de Julia es una historia mucho más complicada. Solamente don Isidoro, ese médico que se desplazaba en bicicleta y que con  lo poco que recibía de quienes pudieran pagar la “iguala” tenía para dejar dinero bajo la almohada de Julia y de otr@s necesitad@s , aliviaba el dolor de esta mujer.
—La pobre vomitaba casi todo lo que comía y se negaba a aceptar alimento alguno hasta comprobar que sus tres hijos  se habían saciado.
Un suspiro nostálgico interrumpe a mi interlocutora. Es intenso y empático. Yo estoy aún conmocionado cuando ella aclara:
—En la barriada nadie entendíamos o hablábamos el “vascuence”, como se llamaba, entonces, a nuestra lengua. Yo solamente la había escuchado en boca de Eduardo o en la de las aldeanas de la Margen Derecha que venían, los miércoles, a vender sus productos a Portugalete.
Mi interlocutora se echa al monte
—A la familia de Eduardo y Julia, pese a los miedos que infunde la represión, no les faltó de nada. Además de la barriada y de las aldeanas, estaba Saloña, que regentaba el hotel de Portugalete, por allí pasaba yo,  los miércoles, tras el mercado, él añadía dinero, morfina…, y conseguía las citas con especialistas que don Isidoro consideraba necesarias.
Ambos guardamos el silencio de los homenajes del alma. Dejo de escuchar aquellos alaridos que tenía enterrados desde mi más tierna infancia. Pienso en Mirentxu, la hija menor de este castigado matrimonio; era de mi edad. A veces jugaba con ella.
— ¿Qué ha sido de los hijos?
Pregunto para disimular un afecto en el que nunca he querido ver algo más.
—Igone, la mayor y Mirentxu, la pequeña,  viven aún. No sé si sabes que el hijo segundo  murió en extrañas circunstancias.
Informa mi interlocutora, muy consciente de que tendrá que responder a mis preguntas.
— ¿Por política?
—Por droga.
Mi expresión debió producir pena: la Cuqui se explaya.
—Algunas generaciones de  Santurtzi  hemos sufrido el latigazo de esa lacra en las carnes de nuestras carnes. Eso fue un rollo, pero, en el caso del hijo de Eduardo, sospecho que el niño se inició con la morfina que robaba a su madre; ya estaba metido en el tráfico antes de que éste nos impactara con tanta saña, El “caballo” y la “coca” eran la medicina contra  las movilizaciones en las “provincias traidoras” al Caudillo de España; ya sabes, Vizcaya y Guipúzcoa.  La droga mató  a nuestros hijos e hijas. Es el caso de tu prima, supongo que te enterarías…
—Claro que me enteré. ¡Era la hija de mi madrina!
—Ya ves…, ¡Se traficaba y mataba a nuestra juventud  en bares de bloques construidos sobre los escombros de lo que fueron las Casas Baratas!
Es una madre que llora a sus dos hijos gemelos. Me lo cuenta entre sollozos la desventurada.
Sin falsos recatos nos dimos un abrazo.
— ¿Tienes hijos tú?
Me pregunta ella.
—No
Respondo como un autómata programado para el olvido; mi hijo murió en loca lucha contra la dictadura de Vileda. La hija que me queda viva me culpa de ello, como lo hace su madre;  ambas estaban muy contentas con un régimen que aumentó su riqueza. Tuve la suerte de encontrar ayuda para mi huida.
—No tienes acento porteño.
Proclama la Cuqui con ánimo de disipar la profunda tristeza que, pese a mis esfuerzos por ocultar, transmito.
No nos damos más abrazos; ella tiene una propuesta mejor.
— ¿Siguen gustándote los jibiones en su tinta?
— ¡Ya lo creo! Los echo de menos desde que murió mi madre. —Silencio de homenaje y lamento—Aunque allí, por mucho que se esmerara la difunta, no sabían igual.
—Compruebo que no te has hecho pijo.
La Cuqui decide muy rápido. Desde luego, mi vestimenta no puede infundir a error; formo parte de la plebe…
—Ayer conseguí unos del Abra. No son como los de antes, claro. Te aseguro que no los encontrarás mejores.
Esta mujer malherida es capaz de volver a la vida a un moribundo. Me ha ofrecido los sabores de entonces en su humilde .hogar.
—Me queda una pensión de mierda y un sueño que pienso que compartimos tú y yo.
Yo ya me había acostumbrado a utilizar el término de calamar para designar el pescado que estaba comiendo. Aquí se dice jibiones y comprendo que se haga la distinción; lo que degusto es específico.
—Ya nada es como antes. Cuando yo era niña la mar llegaba hasta la iglesia.
—Cuando nací ya habían iniciado el “relleno”, pero teníamos la playa del Igarillo, el Rompeolas y un buen puerto pesquero ¡Lo echo mucho en falta!
— ¿Cuánto tiempo llevas sin venir?
—Desde que nos fuimos…
— ¿Cómo has podido tardar tanto? Yo también tuve que irme. Ya no se podía vivir de la pesca aquí y encontré un trabajo en Bélgica. Volví en cuanto gané lo suficiente para comprarme este piso y un local pequeñito en el que puse una tienda de comestibles. Con eso pude criar a mis hijos…
No formulamos preguntas. Está claro que la “diosa fortuna” no se ha dignado, siquiera, mirarnos. Difícil de comprender en su caso; con esos profundos ojazos y con unos pechos que ha sabido conservar tan bien. ¿Qué decir de su arte para preservar sabores?
—    Sí, la cosa andaba mal, la crisis de los setentas fue la espuela. Pasaron miles y miles al paro; eso y la droga que nos habían metido …
Mi anfitriona  no se corta; está en su casa y esos ojos profundos me llevan a contarme  mi triste vida.
Solamente tengo derecho a cobrar la pensión no contributiva; todo lo que encontré cuando llegué a la España de la crisis mencionada por mi anfitriona  fue un puesto como profesor de inglés en una academia; no constaba mi existencia en Hacienda.
¿Por qué me resigne? Rollos de convalidaciones y poca motivación. Yo tenía cuarenta años  y un alma herida cuando regresé a la “madre patria.
La Cuqui sabe sonsacarme:
— ¿Por qué no volviste a casa?
Me cuesta confesar que no tengo “casa”; en su lugar le cuento los hechos. Claro que quería venir a Santurtzi, pero solamente me salió trabajo en Lugo. Buscaban nativos que supieran recurrir al espectáculo para mostrar que se puede enseñar a expresarse en inglés sin torturar con explicaciones gramaticales.
Yo había cursado mi bachillerato  en inglés y  gozaba de buen oído. Tampoco se me da mal lo del espectáculo y, la verdad, vivía el presente…
Hay un presente que se impone: los sabores de la anfitriona.
—Iker, el nieto de Colas ¿recuerdas? El que trabajaba en Altos Hornos y  que vivía en las Casas Baratas porque su mujer, Encarna era familia de pescadores?
Claro que me acuerdo de Encarna y de Colás. Ella sigue con Iker.
—Tiene buena jubilación pero sigue pescando. Aún existe ese espíritu de hermandad que gozábamos en el puerto pesquero.
—¡Cuando a nadie se negaba chicharro o sardina!
No sé muy bien quién lo ha dicho antes. Era norma de la que nos enorgullecíamos En efecto, no se negaba alimento a quien lo solicitara. He visto viejos mineros sin trabajo que venían  desde Encartaciones, los viernes, día de los pobres.
Con la expansión de la industria, en los cincuenta, muchos hombres y mujeres que aún no habían logrado el codiciado trabajo, se abastecían de proteínas en el puerto.
Había gente que los llamaba “coreanos”, despectivo de muy poco gusto, puesto que aludía al impacto de la guerra de Corea sobre una población acorralada por el hambre.
La Cuqui telefonea. Supongo que por respeto a mis “visiones”. Me equivoco.
—En línea tu Mirentxu.
Dice la vieja que morirá con las “botas puestas” ¿Por qué esa especia de rubor me invade cuando me dispongo a atender la llamada?
—Vivo en Romo, ya sabes, la escoria de Areeta, a dos minutos de la estación de Metro, dame una semana para reunir lo que queda de los  de  las Casas Baratas. ¿Dónde te alojas?
Esta chica es tan expeditiva como la niña que conocí en los 40s, pese a que sufría de bronquitis ya entonces. Soporta, estoicamente, mi tardanza en responder:
—En una pensión.
—Tengo habitación para ti en mi humilde casa.
Me pierdo mientras las dos mujeres organizan todo.
—Precisamente mis nietos, que viven en la zona de Neguri necesitan un buen profesor de inglés y de matemáticas.
Dice la voz que habla desde Romo.
Estas mujeres han tenido tiempo de retratarme.
Añado que soy inquilino de un  viejo apartamento dentro de las murallas de Lugo. Soy arquitecto, pero no he tramitado la convalidación; demasiado ocupado con encontrar mi escritura…
Han sido muy hábiles para sonsacarme, aunque carezco de reparo en mostrar mis miserias.
Ellas no ocultan para nada las suyas.
—Yo no quería tener hijos, pero un cabrón de italiano me hizo trampas para dejarme preñada y hacer de mí una esposa sumisa. De poco le valió…
La Cuqui calla cuando suena el teléfono, es Mitentxu.
—He conseguido que podamos reunirnos, esta noche los “cuatro gatos” que quedamos. Estoy preparando la cena y hay todo lo necesario para recordar aquellos maravillosos años.
No vamos en el Metro. Es mucho más agradable hacer el trayecto a pie y recurrir al Puente  Bizkia para pasar a la otra orilla. Somos cuatro: Iker, el pescador de los jibiones que habíamos degustado y Arantxa, su esposa, formaban parte de los invitados a la cena.
Agradable paseo, plagado de piscinas y de polideportivos. Me entristece ver que el puerto pesquero haya sido enclaustrado.

—Antes se podía pasar a la margen derecha, desde Santurtzi, en lancha. ¡Era más barato!
Digo, para sacar mi nostalgia y también para intervenir en una conversación que había dejado a cargo de la compañía.
—Creo que aún se puede hacer.
Dice Arantxa, supongo que sin intención de lanzar la conversación por otros derroteros.
—Yo lo hago.
Responde la Cuqui, muy consciente de introducir desavenencias.
Están las ordenanzas concebidas para proteger la seguridad de los viajeros, la polución, los impuestos…
Toda una retahíla que acumulan mis acompañantes y que agujerean, cual dardos, mis sueños.
—Yo puedo salir a pescar porque compartimos los gastos que pagamos de nuestras jubilaciones los seis socios. Algo vendemos, pero como quien diría, a escondidas. Se forman colas cuando atracamos. Hay demanda; ¡mucha! , pero no nos dan tiempo.
— ¿Tú crees que estos pechos que se alimentan de tu pescado  sufren de enfermedad alguna?
Cierto que esta mujer, pese a su avanzada edad tiene tetas espléndidas. De eso a sacarlas en plena calle…
Parece que soy el único en inmutarme. No me amarga el dulce, pero…
— ¡Las fatigas que he pasado con esa gente! Tenía que entrar por la puerta de servicio, allí arriba, en el Campón y bajar hasta la cocina que se encontraba ahí.
La de los pechos señala un punto que se encuentra en uno de los palacetes que quedan, ahora transformado en hotel, el de Oriol.
Su historia es triste pero está llena de vida. No había cumplido los seis años y fue la labor que se le había asignado. Esa gente regateaba y compraban poco; como bueno, le regalaron unos zapatos que se le habían quedado pequeños a la “señorita” que era dos años mayor que ella. Fue  deseo insistente de su anterior propietaria. La agraciada lo supo por la cocinera, y, pese a las dificultades que habían impuesto para que viera a los “amos”, expió hasta lograr rconocer, aunque de lejos, a su benefactora.
— ¡Siempre estaba muy triste!—Concluye la agraciada, y añade— Al final, nos buscábamos furtivamente.
Recuerdo el Campón, pasaba por allí en mi camino hacia el colegio. Encontraba los muros que protegían el palacio de Oriol en lo alto de la colina. No podía ver el edificio. Carecía de interés en  hacerlo.
Ahora veo  en la obra  sueños de adolescente frustrado que no asimila el medioevo, el romanticismo y la sutil rigidez de la reina Victoria de Inglaterra, pero mezcla.
—Sabía que había magnates que pasaban temporadas en la zona. Nunca los he visto o escuchado.
Digo  mientras trazo los rasgos que necesito  para cimentar un potencial boceto.
Arantxa observa con picardía. Silencio incómodo; ella y yo necesitamos presentarnos; los otros se sienten excluidos.
La Cuquí vuelve a mostrar su capacidad de deshacer entuertos:
— ¿Qué has visto en los garabatos que traza tan disimuladamente el “che”
Se refiere a mí y dirige a Arantxa.
La última me pregunta:
—¿También pintas?
— ¡No!
Mi respuesta tajante delata contrariedad escondida y la compañía reclama una explicación.
—Los sucesivos intentos han terminado en la papelera.
—El planteamiento del boceto me parece interesante; en efecto, aquí se mezcla todo; el niño rico que podía permitirse trabajar para los adinerados: este palacete en 1904, el de Arriluze de Neguri, en 1911 o el de San Jexerén en Getxo. Es la historia de una poderosa  burguesía vasca que pasaba  del carlismo al franquismo.
— ¿Eso ves en los garabatos?
Pregunta un marido sorprendido.
Yo me siento conmovido y solamente pregunto.
— ¿Ves esos bloques de “siete padres” que se interponen?
Sí lo hace y lamenta:
—Faltan las vías y el puente para acceder a la otra dirección, que hace subir y bajar un montón de escaleras. Habría que añadir la generosidad en el gasto en polideportivos.  Yo, a veces, me canso y me gustaría tomar el tren para regresar. ¡No puedo con las interminables escaleras!
Es una anécdota más en el caminar hasta el apartamento de Mirentxu.
Es, sobre todo, un paso más, y certero,   puesto que  ya no somos  los de las Casas Baratas y “el del chalé” que está de paso.
Nos une un sentir que ha entrado  en casa de Mirentxu.
—Os esperaba
Dice la anfitriona y continúa como si todo lo que está pasando nos ocurriera todos los días.
—Nos vamos al txoco
Éste está preparado para que no funcione sino un móvil de emergencias situado lo suficientemente cerca para que lo escuchemos-
Supongo que nadie usa Whatsapp; cierto que las llamadas perdidas quedan registradas. Se pierde una presunta espontaneidad virtual. Se recogen hasta las migajas de la presencial.
La cena exquisita. Lo demás mejor.
Después del gozo del almuerzo mi estómago se muestra  reticente a la ingesta. ¡Han traído sabores y olores de entonces!
No se trata de apetito o gula; surgen vivencias.
— ¿Por qué tiene tanto gancho el peronismo en Argentina?
Sentía la pregunta en el aire, surgió en boca de Josune, la que nos esperaba en el txoco.
—Dio voz y voto a la mujer después de haber participado, activamente, en la revolución de 1943, que puso fin a la Década Infame, tan mimada por la “Madre Patria” y por los poderosos. Unió a sindicatos y a la izquierda. Todos los esfuerzos de la derecha por quitárselo de encima fueron inútiles: consiguieron derrocarle en  1945; la cólera ciudadana  le rsecató de los jueces y le devolvió al poder. Ese mismo año se casó con Evita.
La mención a la última monopoliza la conversación y yo añado:
—Mi familia emigró a Santiago del Estero, en 1952, porque un amigo de mi padre que había hecho fortuna en Buenos Aires, puso un gran rancho que tenía tan lejos, a nombre de mi padre, para evitar una muy probable expropiación; cobró hasta el último céntimo de lo pactado, cuando antes la propiedad le suponía pérdidas…
— ¿Complicidad con los poderosos?
Es Josune. No siento dardo alguno. Todo el mundo sabe aquí que mi padre no estaba con la “Madre Patria”.
—Cumplimiento de palabra. Allí había para todos. No entró la codicia acumuladora hasta…
Me calla la emoción.
Hay un silencio que comprende mi tragedia.
Aclaro:
—Me siento peronista pese a todas las derivas. ¡Necesitamos, a gritos, alguien que nos una para defendernos contra la dictadura de los mercaderes.
 Lloro lo que he escondido durante años y años. Yo conseguí librarme de las garras de la dictadura. Mi hijo…
No paran de usar el teléfono de emergencia.
La Cuqui me empuja con amor a un escenario improvisado.
— ¡Enséñanos a expresar lo que sentimos en inglés!
Me incomoda mostrar mis dolores. Siento la llamada escénica didáctica. Ya han salido mis penas. Ahora necesito aportar mi granito de arena.
Tengo tablas, una exquisitez humana que me agasaja y hay muchas ganas en el txoco.
¿El resto?
Continuamos nuestra velada en inglés y en gestual.
Suena el teléfono de emergencia.
La llamada es para mí.
— ¿Quieres quedarte en nuestra tierra?
La voz se presenta: es Ainhoa, la hija de Mirentxu que vive en Neguri. Ante mi silencio ella continúa:
—No quiero que ama viva sola. Agradecería que aceptases su oferta de habitación. Hemos visto y escuchado esa clase tan divertida. ¿Podrías hacer algo así con el eusquera?
— ¡Es la lengua materna que  me robaron!
Responde mi herida, pero, me aplasta la duda del presente.
— ¿Cómo…?
No me deja terminar. Explica:
—Por el “teléfono árabe” que practicamos con larguísimos años de experiencia, mucho antes de que existieran los móviles o los fijos… Ya sabes a lo que me refiero, y por las nuevas tecnologías que nos han transmitido tu clase.
— ¿A quiénes?
Pregunto sin espanto alguno.
—No te preocupes, lamentablemente somos un grupo pequeño y lo nuestro no es espionaje. Solamente nos cuidamos. La Cuqui ha visto en ti un buen compañero para mi madre y también a alguien que nos buscaba.
Me callo porque lo que escucho me vuelve a ese pasado que sepulto  apenas se insinúa. Julia y Eduardo sonríen.
Es como el viaje en globo que me faltaba. Comprendo por qué nos cuentan que hay que hacerlo antes de morirse uno.