viernes, 16 de mayo de 2014

Andar y andar los caminos

No sé muy bien cómo y por qué, pero eso de “Dios los crea y ellos se juntan” es rigurosamente cierto. Ayer, en la librería Leo, Rinconada Federico García Sanchiz, 1, 46005 Valencia, pasó.  Nos encontramos cuatro  generaciones. La mía, ya sabéis, la setentena, la de la cuarentena, la de la treintena y la de la veintena. La librería Leo es una pasada, una de esas de toda la vida, con una selección para clientes que gustan de la literatura, tiene sitio para tertulias o presentaciones y hasta un rincón donde los clientes encuentran confortables sofás para conversar. Os diré que una presentación prevista para hora y media terminó pasadas las 11 de la noche y porque había gente que trabaja y tiene obligaciones familiares. No había confrontaciones generacionales, incluso, me sorprendió la concordancia entre las generaciones de viejos y de mediana edad, frente a los de la veintena y los de la treintena. Los últimos se mostraron mucho más conservadores, aunque receptivos y abiertos a los que nos consideraban más revolucionarios y rompedores. Hablamos, obviamente de Azawad, de la globalización/fronteras, de la explotación de los africanos por  las multinacionales, de la implicación de los ciudadanos y ¿cómo no de aquella canción que recordábamos las generaciones de viejos de de mediana edad: “Yo soy aquel negrito del África tropical que cultivando cantaba la canción del Cola cao…? Una prueba más del discurso arrogante, que muestra la alegría de los que hacemos trabajar bajo el abrasador sol tropical. Ya conocéis mi interés en mostrar los mecanismos y los efectos del “discurso de  la  arrogancia”: http://www.rebelion.org/hemeroteca/imperio/040120ortiz.htmhttp://www.rebelion.org/hemeroteca/imperio/040120ortiz.htm , que novelo en “Cowboy from Brooklyn”: http://editorialcirculorojo.com/cowboy-from-brooklyn/y ¿Cómo no? Hablamos del 15 M, tema del día, que ya iniciamos en la entrevista de por la mañana en Radio Klara:  http://enredant-radioklara.blogspot.com.es/2014/05/el-principado-de-la-fortuna-carlos.html . Como me la hicieron mientras viajaba para Valencia, era escuchado por mi compañera del asiento contiguo. No tardó, en cambiar de sitio. Tolerancia cero…