Radio de los 60s

viernes, 2 de mayo de 2014

En busca del lector perdido

 Ayer me encontré con dos personajes de mi última novela; “Villaviciosa Hermosa”Tengo que explicar un poco el contexto para que se me entienda. No he pedido su permiso para meterme en sus tripas, pero los he trasvestido y trasladado al esperpento. Nunca podrán demostrar que se trata de ellos. No es una cabronaporque mis obras las escriben los personajes y nunca entro en sus intimidades. Se me acusa de que mis obras son fraccionadas, porque son los relatos que nos quieren contar los personajes. Los escenarios en los que se mueven estos actores son esperpénticos y muy diferentes de los de sus “vidas reales”. La persona que  me ha inspirado el personaje de Xandru, no escucha a nadie y repite hasta el hartazgo, su letanía de títulos, de amistades y de cercanía a poderes del pasado. No escucha ni una palabra sobre mis explicaciones  del papel que le doy en la novela, odia el nombre de Xandru, porque no es tan viríl como el suyo y eso de poner su funeral no le parece un buen presagio; de hecho no le gustó nada que le hiciera encarnar al marqués ese de Bradomín. Èl no ha leído, o piensa hacerlo, al Valle  Inclán ese, ya tuvo bastante con Pereda y la literatura le aburre. Llegó a insinuar que tenía relaciones en la Sociedad de Autores y qué… Por si se refería a lo que yo pensaba, le dejé bien claro que no tenía prueba alguna para acusarme de utilizar su imagen. Estaba, realmente con el Xandru de mi novela.
Como estábamos sentados en una mesa colocada  en el paso a la casa de Mercedes, ésta, anunciando que tenía mucha prisa, se topó con nosotros. Me  ha inspirado el personaje de la novela que lleva su nombre; es el único personaje que no se implica en la escoria del escenario de la novela y también el único  personaje a quien había pasado el manuscrito.
Lo había leído. No tenía tiempo de darme su opinión y yo la retuve un poco para presentar al Xandru. Pensaba que tenía que hacerlo, porque mi caricatura  me parece excelente y tenía la impresión de que ella pensaba que exageraba en la novela.
Si os cuento esto es porque es lo que estoy viviendo: por una parte, un silencio casi total con respecto a mi nueva obra. Por otra parte, una mayor relación con la misma: realmente, estoy orgulloso con mi Xandru; es como lo pinto. Al principio no me gustaba esta obra; la he escrito en un esfuerzo por llegar al lector y también porque, creo que desde que llegué a Villaviciosa, he imaginado, cada vez que estoy en un bar, el escenario de “Rinoceronte” de Ionesco y porque todo huele al Gaitero.
Así, cada vez que salgo, me encuentro a los personajes y al “Gaitero” y me parece que he hecho un buen trabajo. Ahora me toca esperar a lo que piense el lector y hasta ahora solamente se ha pronunciado una lectora.
Como podéis comprobar en mi blog; soy muy torpe para llevarlo. Puedo escribir aquí, pero desconozco procedimientos de promoción y siquiera sé como corregir los links para comprar, que podéis encontrar en : http://editorialcirculorojo.com/autores/carlos-ortiz-de-zarate/  Agradecería consejos.

Creo que no se debe  desdeñar la limosna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario