Radio de los 60s

sábado, 5 de marzo de 2016

Mi artículo de hoy



¿Habemus Papam?


Abundan los lamentos en las noticias sobre el nuevo fracaso de Sánchez y para mí no es sino un hecho anunciado, en un contexto que ha roto con rituales y dogmas que, hasta la actualidad del post-franquismo, hubieran garantizado el humo blanco. Contrariamente al pesimismo, esta noticia me parece positiva, puesto que los ritos y las normas nos han arrastrado a donde estamos y no nos auguran un futuro mejor.


Tenemos y teníamos papa: la troika, la finanza, la media, los “dogmas”, el pago de nuestras facturas, la deuda,  los recortes, las amenazas…  y,  obviamente, el escenario en que nos ha metido la globalización financiera. El ritual está fallando en la “entronización”  del nuevo gobierno español. Tarda en salir el humo blanco porque han surgido voces muevas que ponen en tela de juicio los “dogmas” y los rituales y sobre todo porque el “papismo” ha impulsado la, intensidad de nuestra vivencia y ésta se manifiesta.
Eso es lo que hay. Los diputados están al corriente de nuestra angustia, como proclamaba Hollande ante la cólera que expresaron los agricultores y ganaderos en el marco de la apertura del Salón de la Agricultura de este año en  la Puerta de Versalles. Es consciente, pero también es consciente de la Realpolitik, de que Habemus Papam.
Así actúan los representantes de los partidos del poder y saben que el “papa” tiene metralla. Que quede claro que no me refiero a Francisco,  y que nos afecta. Por si acaso, mencionan los padecimientos de los griegos o de los portugueses; pero seguirán sin reconocer que su proyecto ha fracasado, como es el caso de la Política Agraria Común (PAC) en el incidente de Hollande.
Son mayoría esos partidos y siguen unidos en los dogmas, en los ritos y en la corrupción. Espero que no formen mayoría parlamentaria, aunque tengo mis temores…
Los partidos que reclaman el fin del “papado” lo tienen crudo, pero todos sabemos que el dogma, el rito y el resto no han logrado acallarlos en la fumata blanca.

Yo no lo lamento, me da esperanza de que el fallo llegue a algo más que al lamento del fallo de un sistema que hace aguas por todas partes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario