Nuestra Radio de los 60s

DIETA ALCALINA

miércoles, 13 de mayo de 2020

Nuestra Cita Cotidiana

El 13 de mayo de 1846 Estados Unidos declaró la guerra a México. “Ecu Red” ofrece un excelente planteamiento: “Intervención estadounidense en México (1846-1848): https://www.ecured.cu/Intervenci%C3%B3n_estadounidense_en_M%C3%A9xico_(1846-1848)
Un largo párrafo con la certeza de que te animarás a pinchar:

En noviembre de 1845, el presidente James K. Polk envió al diplomático John Slidell a México para negociar una modificación de las fronteras, a cambio de la asunción por el gobierno de Estados Unidos de las reclamaciones de los ciudadanos estadounidenses contra México, y también para hacer una oferta de compra de California y Nuevo México. Las autoridades mexicanas rehusaron negociar con Slidell a pesar de su debilidad interna, fruto del enfrentamiento abierto entre liberales federalistas y conservadores centralistas y del tesoro agotado tras la guerra en Texas y la llamada guerra de los Pasteles, y del hecho de haber sofocado la sublevación de Yucatán y otros intentos secesionistas en Sonora y Tamaulipas. Además, el gobierno mexicano estaba totalmente pendiente de pronunciamientos militares, de distinto signo, que debilitaban su posición y su cohesión militar. Simultáneamente, tropas estadounidenses al mando del general Zachary Taylor avanzaron hacia la desembocadura del río Grande del Norte (río Bravo), que Texas consideraba su frontera meridional. México, que reclamaba como auténtica frontera el río Nueces (al noreste de río Grande del Norte), consideró la maniobra del ejército de Taylor como un acto de agresión, por lo que en abril de 1846 envió tropas hacia esa zona. A su vez, el presidente Polk afirmó que el avance mexicano era una invasión del territorio de Estados Unidos y presionó en el Congreso, que declaró formalmente la guerra a México el 13 de mayo de 1846. México, por su parte, hizo el 7 de julio de 1846 su propia declaración de guerra.
Doralida Carmona Dávila añade en su artículo: “Polk, presidente de los Estados Unidos, pide al Senado norteamericano declarar la guerra a México”: http://www.memoriapoliticademexico.org/Efemerides/5/11051846.html
Cuando ya las tropas norteamericanas han entrado a territorio de México y entablado algunos combates y escaramuzas con los mexicanos, Polk envía un mensaje al Senado cuyo argumento principal para la declaración de guerra a México es: ''México ha traspasado la línea divisoria de los Estados Unidos, ha invadido nuestro territorio; ha derramado sangre americana en suelo americano y ha proclamado que las hostilidades se han roto y que las dos naciones se hallan en guerra. Yo pido la acción pronta del Congreso reconociendo la existencia del estado de guerra y poniendo a la disposición del Ejecutivo los medios necesarios para proseguir la lucha con todo vigor, lo que apresurará el restablecimiento de la paz".
Rubén Luengas alude a las políticas expansionistas de Polk en su artículo: “Tiempo de echar un vistazo a la excusa de James K. Polk para invadir México en 1846”: https://rubenluengas.com/2018/11/tiempo-de-echar-un-vistazo-a-la-excusa-de-james-k-polk-para-invadir-mexico-en-1846-por-ruben-luengas/
Desde su campaña en 1844, el candidato demócrata a la presidencia, James Knox Polk, basó su plataforma política en un ambicioso programa expansionista que incluía la anexión de Texas y el territorio de Oregón en poder de los británicos, así como la ampliación hacia Canadá, además de obtener por compra o conquista Nuevo México y California.
Norberto Barreto Velázquez considera que el expansionismo USA tiene profundas raíces: “El expansionismo norteamericano (1783-1898)”: https://norbertobarreto.blog/2012/10/25/el-expansionismo-norteamericano-1783-1898/?blogsub=flooded#blog_subscription-5
Es necesario aclarar que la expansión territorial norteamericana fue algo más que un simple proceso de crecimiento territorial, pues estuvo asociada a elementos de tipo cultural, político, ideológico, racial y estratégico. El expansionismo es un elemento vital en la historia de los Estados Unidos, presente desde el mismo momento de la fundación de las primeras colonias británicas en Norte América. Éste fue considerado un elemento esencial en los primeros cien años de historia de los Estados Unidos como nación independiente, ya que se veía no sólo como algo económica y geopolíticamente necesario, sino también como una expresión de  la esencia nacional norteamericana.”
Un botón de muestra:
Al iniciar el siglo XIX, la Santa Alianza —integrada por Inglaterra, Rusia, Prusia y Austria— había derrotado a Napoleón I y deseaba restaurar la Europa prerrevolucionaria. Uno de sus principales objetivos era derrocar al gobierno liberal que acababa de triunfar en España. Dicho objetivo era apoyado por todos, excepto por Inglaterra, quien sabía que la posibilidad de una restauración monárquica en España podría llevar a ésta a tratar de recuperar sus colonias en América, situación que afectaría negativamente el redituable comercio que Inglaterra mantenía con varios países recién independizados. Por ello, Inglaterra propuso a Estados Unidos elaborar una declaración conjunta en contra de la intervención de Europa en América.

Estados Unidos rechazó colaborar con Inglaterra porque el primero pretendía tener injerencia sobre las nuevas naciones. Y en 1823 el presidente James Monroe en su informe anual anunció ciertas medidas que advertían la orientación de la política exterior que en adelante llevaría a cabo.  A esto se le denominó Doctrina Monroe y su corolario se puede resumir en la frase  “América para los americanos”, pues entre otras cosas se señalaba puntualmente que ningún país americano podría considerarse ya como campo de colonización por parte europea, y que toda intención de extender el sistema monárquico en América se consideraría una amenaza para la paz.


Y para postre, por gentileza de “El comercio”, el artículo de Miguel A Vasco: “El principio de no intervención”: https://www.elcomercio.com/app_public.php/opinion/principio-intervencion-opinion.html
Un párrafo que debería invitarte a pinchar:
En el siglo XIX y los primeros lustros del siglo XX las grandes potencias de la época llevaron a cabo acciones amparadas en un pretendido “derecho de intervención”, como corolario de su derecho de autodefensa, para proteger intereses de sus nacionales, mantener o implantar regímenes gubernativos, etc. Pero esos eufemismos solo intentaban encubrir sus planes de expansión política, económica o territorial, a costa de países débiles. Son históricamente bien conocidos, por ejemplo, los actos de intervención de la Santa Alianza (Austria, Prusia, Rusia y Francia) que suscitaron la respuesta política de los Estados Unidos mediante la Doctrina Monroe. Los miembros de la Santa Alianza trataban de impedir la instalación de gobiernos republicanos en nuestro continente, como concreción del movimiento de independencia, y propugnaban el restablecimiento de la monarquía.
Gracias a l@s 1653 que acudisteis a la cita de ayer: https://carlos-ortizdezarate.blogspot.com/
Gracias a Iris
Gracias a ti

No hay comentarios:

Publicar un comentario