Radio de los 60s

viernes, 14 de septiembre de 2018

Carlos III,el inesperado que supo gobernar-PARTE I- Antecedentes


Carlos III, el inesperado que supo gobernar

  Antecedentes

Carlos III de España y yo fuimos  engendrados en los ardores de tres mujeres,  que,  de hecho, gobernaron, respectivamente: en las Españas - princesa de los Ursinos, desde 1700 a 1714, Isabel de Farnesio , desde 1714 hasta 1746,  y en 1759-, y en Francia , marquesa de Maintenon, desde  1675 hasta 1715. La primera fue la más usurpadora, puesto que ejercía el poder sin documento o doctrina alguna que sustentara su derecho a hacerlo.
Las otras dos eran reinas consortes, aunque el matrimonio de la última fuera mantenido en secreto por “razones de Estado”.
Curiosamente, la indocumentada puso más pasión  y así salimos el rey y yo.
La Farnesio  dio a luz al futuro  Carlos III  el veinte  de enero de 1716. Yo vine al mundo con unas semanas de retraso, pese a que había sido engendrado para que los pechos que me estaban destinados  pudieran amamantar al príncipe.
Madre me explicaba las cosas a su manera.
No era tonta. Todo lo contrario.
Sabía perfectamente lo que tenía que enseñarme  y cuando debía hacerlo.
Tan bien hizo su labor  pese a  morir antes de que yo alcanzara la “edad de razón”, tenía diez años, ya me había explicado el papel que me tocaba desempeñar,  y que ella había jugado el que le correspondía.
En efecto, la Farnesio tenía bien claro que yo era una pieza indispensable.
Corrían muchos rumores sobre la pasión por las ciencias experimentales de la consorte y sobre la relación de la misma con las repentinas muertes de personas que se interponían en sus planes
Madre había vivido las repercusiones que tuvo en Versalles, durante mucho tiempo,el escándalo de los venenos (1677/1682) , que implicaba a destacados personajes de la corte.
Se sentía amenazada y tomó sus precauciones.
Ella murió, pero, Versalles hizo comprender  la necesidad de mi presencia para el futuro de un príncipe Carlos que ocupaba el cuarto lugar en la línea de sucesión a la corona de las Españas.
Bastaba con evocar lo que me había contado tantas veces madre: aquel invierno de 1709 en el que la princesa de los Ursinos osó enfrentarse  a la Maintenon.
Cada una de ellas defendía a sus súbditos; la última  quería parar la sangría a la que sometía a Francia la GUERRA DE SUCESIÓN A LA CORONA ESPAÑOLA (1701/1713),      la primera  se empeñó en defender ésta.
Ciertamente la salvó, pero pagó cara su desobediencia, pese a la encarnizada defensa que hicieron de ella la reina María Luisa Gabriela de Saboya y el propio Felipe V.
 La Maintenon fue paciente.
 Envió  a Isabel Carlota, mi madre, una doña nadie, a la corte española.
Madre  puso tanto afán en complacer a la “reina en las sombras” que… ¿Envenenó a la reina consorte María Luisa Gabriela de Saboya?
Nunca lo sabré, sospecho.
Bueno, madre compartía la afición por las ciencias experimentales con la Farnesio; la esposa que “consoló” al rey  viudo, la que expulsó, desde su llegada a España, a la de los Ursinos.
Compartían mucho más;  ya he indicado que fui engendrado para que madre pudiera amamantar al primogénito de la reina.








:

No hay comentarios:

Publicar un comentario