Radio de los 60s

miércoles, 10 de octubre de 2018

Carlos III: El INESPERADO : L'Ottavia ristituita al trono




L'Ottavia ristituita al trono

 

La mirada de Vicenzo se iluminó y él trató de contagiarme:


 ¿Por qué trabas tu yo napolitano?

—No lo hago, estoy seguro de que así te consta.

¿Por qué necesitaba defenderme?

—No se puede ser napolitano sin la música. Si hubieras asistido a cualquiera de las representaciones de esta ópera que se han hecho en Nápoles durante tu estancia comprenderías las relaciones entre el compositor y doña Bárbara.

Vicenzo estaba tuteándome mientras me reprochaba el no haber llegado al “alma” napolitana. Sus palabras me acariciaban:

—Mira, pasada la setentena, Monteverdi  estrenó La Coronación de Popea, Venecia, 1642. La obra llegó a Nápoles en 1651. Seguro que Scarlatti la conocía porque su “opera prima” es una réplica. Conserva los personajes de Sabina Popea y de Octavia,  la  Ottavia” de Scarlatti. Como imagino que sabrás, la primera era la ambiciosa que pretendía lograr el poder con la seducción del emperador Nerón, la segunda era la emperatriz consorte. En la obra de Monteverdi, Augusta sale con el rabo entre las piernas, en la de Scarlatti ésta misma es la triunfadora.

Comprendía dónde quería ir a parar mi interlocutor, reconozco que la ópera no es mi tema favorito y me precipité en mostrarlo:

—Que yo sepa, Sus Majestades Católicas siguen en manos de la Farnesio.

—Tiempo al tiempo, doña Bárbara, la princesa de Brasil y doña Amalia…

—¿Y para qué me metéis a mí?

Interrumpí a un mensajero que me respondía sin mostrar reproche alguno.

—El rey de las Dos Sicilias es el primero en la línea de sucesión a un Fernando VI que no lograría su príncipe de Asturias.

Hace tiempo que tenía esa inquietud. No estaba preparado para encararla.

El mensajero prestaba más atención a su misión y me salpicó de ópera:

—En Ottavia ristituita al trono , la emperatriz romana aparece vestida de pastora y de ahí se va creciendo hasta que recupera a un Nerón, interpretado por una mujer. Otra cosa y es una originalidad de la obra; las escenas se inscriben en otros escenarios.

—Al grano, amigo. ¿Cuál es mi papel?

—¿Aún no lo has adivinado?

Decididamente no quería hacerlo.

Vicenzo me sacó de mis quereres

—Tampoco aquí hay herederos muy seguros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario